Archive for the ‘Economía’ Category

Se tratan de salvar los que pueden

July 7, 2017

Los comerciantes han decidido que van a demandar a los alcaldes, empezando por Caguas, por la larga lista de impuestos y cargos municipales que estos piensan imponer para subsanar la merma en los ingresos municipales.

Representantes de diversas asociaciones del sector privado del País han levantado su voz de protesta e indignación ante la diversidad de impuestos municipales, que van desde el alza en el pago al Centro de Recaudos e Ingresos Municipales (CRIM), hasta la duplicidad en el pago de patentes, y adelantaron que impugnarán a los ayuntamientos en los tribunales.”

“Caguas será uno de los primeros municipios que llevarán a la corte, por imponer un aumento del 70% en la Patente Municipal.”

““Exigimos transparencia. Hay muchas medidas que se pueden imponer para contrarrestar el impacto del ingreso dejado de recibir por parte de la administración central, comenzando por reducir los innumerables gastos innecesarios en el gobierno municipal”, señaló.

Por su parte, Manuel Reyes, vicepresidente de MIDA sostuvo que “municipios como San Juan, Caguas, San Lorenzo, Arecibo y Ponce han anunciado aumento en impuestos a los comercios, que casi duplican la tasa contributiva de patentes municipales de su máximo actual, o al impuesto sobre la propiedad.”

https://www.elvocero.com/economia/comerciantes-llevar-n-alcaldes-a-los-tribunales/article_2f9fc61e-6288-11e7-b8da-ff6336b5e34a.html

 

Controversia sobre las Proyecciones del Indice de Actividad Económica de PR para 2017 en adelante

June 17, 2017

17 de junio de 2017

En los peores tiempos de la administración de Fortuño el índice de actividad económica bajó en un 5%. En las proyecciones originales de la JCF ellos esperaban que ese índice bajara 16% el año que viene, mas de 3 veces peor. Eso hubiera sido un desastre catastrófico que solo se ve en países donde hay desgracias naturales como un terremoto o durante una guerra. Con las negociaciones que tendrían Rosselló y la Junta lograron llegar a acuerdos que mejoran bastante esa situación. Rosselló dijo que la disminución será de 2.6 a 0.8% el año que viene pero otros economistas dice que será de 4%. Pero no se engañen, lo que viene es tan desastroso como lo fue durante la las dos pasadas administraciones. Lo que yo si estoy convencida es que esto es imprescindible para poner nuestra casa en orden y lograr volver a la prosperidad lo mas pronto posible.


 

  1. Puerto Rico, Indice de Actividad Económica, Proyecciones del Banco Gubernamental de Fomento

http://www.gdb-pur.com/economy/pr-monthly-economic-indicators-time-series.html

    2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017
FISCAL YEAR *
AVERAGE 150.4 144.2 137.2 133.4 133.4 133.3 128.8 126.5 124.7
DIFFERENCE -3.6 -6.2 -7.0 -3.8 0.0 -0.1 -4.6 -2.3 -1.7
% CHANGE -2.3 -4.2 -4.9 -2.8 0.0 -0.1 -3.4 -1.8 -1.4

2) Esta es la carta que la Junta le manda al gobierno insinuando que que están minimizando la magnitud de los ajustes económicos que hay que hacer para lograr la solvencia.

https://juntasupervision.pr.gov/wp-content/uploads/wpfd/50/59440293d48b3.pdf


3) Arriba (como featured image) están las proyecciones de crecimiento en el GDP de Puerto Rico presentadas por el gobierno en el Plan Fiscal. https://juntasupervision.pr.gov/wp-content/uploads/wpfd/50/58f614498b647.pdf


4) Estos son los estimados de la JCF sobre el PNB de Puerto Rico, Revised Baseline Projections, December 20, 2016, https://juntasupervision.pr.gov/wp-content/uploads/wpfd/50/585abe8c9fc10.pdf

Overview of Macroeconomic Assumptions (cont’d)

Below is a comparison of the economic growth rates derived from the revised macroeconomic assumptions, as compared to the growth rates used in the October Baseline Projections

  • As shown below, the changes in fiscal austerity assumptions included in the Revised Baseline Projections are expected to cause significant economic contraction when they are implemented, with significant real GNP declines in FY 2018 and FY 2019. Real GNP growth ultimately settles at approximately -1.5% at the end of the projection period
Revised Baseline Projections vs. October Baseline Projections
Proyecciones 2017 2018 2019 2020 2021 2022
Real Growth -16.24% -1.23% 4.33% 2.81% 2.36%
Inflation -1.01% -1.06% -0.31% 0.42% 1.14%
Nominal Growth -17.25% -2.29% 4.02% 3.23% 3.50%
Nominal Growth calculado asi que difiere un poco por el redondeo
Revised Baseline Projections vs. October Baseline Projections, cont.
Proyecciones 2023 2024 2025 2026
Real Growth -0.63% -1.51% -1.52% -1.53%
Inflation 1.39% 1.63% 1.67% 1.67%
Nominal Growth 0.76% 0.12% 0.15% 0.14%
Nominal Growth calculado asi que difiere un poco por el redondeo


5) https://www.elnuevodia.com/negocios/economia/nota/economistasproyectancaidaeconomicadesobre-4en2018y2019-2329712/

Economistas proyectan caída económica de sobre -4% en 2018 y 2019

Coinciden en que un nuevo presupuesto con más medidas de austeridad empeora la situación fiscal

Los economistas Joaquín Villamil y Juan Lara durante la Convención de la Asociación de Banca Hipotecaria. (horizontal-x3)
Los economistas Joaquín Villamil y Juan Lara durante la Convención de la Asociación de Banca Hipotecaria. (Suministrada)

La economía de Puerto Rico tiene aún varios años por delante en recesión y tanto el presente año fiscal 2016-2017 como el próximo cerrarán con contracciones que fluctuarán entre un -4% y un -5%, coincidieron ayer dos conocidos economistas.

Las proyecciones para una recuperación, coincidieron ayer los economistas Joaquín Villamil y Juan Lara, están ya para mediados de la próxima década, los años 2025 o 2026.

Ambos expusieron por separado su visión sobre la economía ante la Convención de la Asociación de Banca Hipotecaria. Entre tanto, Villamil expuso las perspectivas para el sector de la construcción y la vivienda.

“La economía sigue contrayéndose. La actividad económica sigue bajando, no ha tocado fondo y no ha comenzado a crecer”, sostuvo Lara.

Indicó que los únicos sectores que están mostrando algún crecimiento son aquellos que operan al margen de la economía local por su conexión con mercados externos, tales como el turismo y la manufactura.

Indicó que según el Índice de Actividad Económica que publica el Gobierno, en los dos últimos trimestres del pasado año 2016 la economía empeoró, por lo que la contracción económica para este año fiscal es fuerte.

Lara advirtió que el nuevo presupuesto que evalúa la Asamblea Legislativa traerá medidas adicionales de austeridad, lo que tendrá el efecto de “una más pronunciada debilidad en la economía” del País.

Es sobre esa base que proyectó que la contracción económica será este año y el año próximo de entre un -4% y un -5%.

Con esa proyección estuvo de acuerdo el economista Villamil para los años fiscales 2018 y 2019, y agregó que la caída será “un poco menor” en el periodo fiscal 2020.

La recesión que arrastra Puerto Rico desde el año 2006 llevó, según este economista, a que en el año 2020 la economía del País será un 25% más pequeña de lo que era en ese 2006.

En su exposición, Villamil abordó la política económica y contributiva que se debate en Estados Unidos y advirtió que, aunque el presupuesto que presentó el presidente Donald Trump no será aprobado como fue sometido, habrá recortes a programas importantes para Puerto Rico en lo que finalmente se apruebe.

Mucho de ese impacto, precisó, se sentirá a nivel de los municipios, que son los que más se benefician de los programas federales en los que se prevén los mayores recortes.

Los cambios en el régimen contributivo estadounidense, particularmente en el área corporativa, también representan peligro para Puerto Rico, en la medida que eliminen o reduzcan la ventaja contributiva que pueda tener la Isla para atraer inversión.

Débil la construcción

En lo que respecta al sector de la construcción, particularmente el área de vivienda, la perspectiva luce igualmente débil, indicó Villamil.

Cuestionó las proyecciones del Gobierno de que se invertirán cerca de $5,000 millones en obras de infraestructura en los próximos tres años y afirmó que “esono se va a dar”. Estimó que la inversión real en estos próximos tres años estará más cerca de los $450 a $500 millones anuales.

“Esas inversiones se van a dar eventualmente, pero tomará tiempo y en ese proceso, las Alianzas Público Privadas van a ser fundamentales”, dijo.

El economista dramatizó la caída que ha experimentado este sector al comparar los cerca de $7,000 millones que se invirtieron en construcción en el 1999, con los $2,400 millones invertidos el pasado 2016.

“Eso es casi una tercera parte a precios corrientes. Si se ajusta a precios constantes para compensar por la inflación, la merma es aún mayor”, agregó Villamil.

La situación del sector de vivienda, de gran importancia para los participantes de esta convención, se prevé igualmente débil.

Uno de los factores que permiten proyectar esa debilidad es la tendencia migratoria que persiste en el País, y que según el economista, en los 20 años del 2000 al 2020, habrá reducido la población de Puerto Rico de 3.8 millones a solo 3.2 millones.

Esa dinámica, abundó, se refleja en los estimados del censo que indicaron que del 1970 al año 2000 se crearon un promedio anual de 21,000 nuevos hogares en la Isla, mientras que el estimado para el periodo entre el 2000 y el 2010 bajó a solo 11,000. “La proyección al 2020 es 3,000”, agregó.

Las ventas muestran un patrón similar, según Villamil, que indicó que en el 2005 se vendieron 13,000 unidades nuevas, mientras que para el 2016 fueron solo 2,500.

Además de la reducción poblacional, resaltó el economista, otro factor que está afectando la venta de nuevas unidades es la gran cantidad de viviendas ejecutadas por la banca, que son colocadas también en el mercado. Según datos ofrecidos en el evento, durante el pasado año 2016 se produjeron 5,338 ejecuciones de viviendas en Puerto Rico.

💬Ver 52 comentarios

 

 

 

Saldaña se revela como un elitista

January 30, 2017

Saldaña, como Ortega y Gasset, culpa a “las masas” por la debacle que padecemos en este país. Yo culpo a los populares ya que, por mantenerse en el poder, han tratado de mantener a este pueblo en un estado de dependencia, desconocimiento e infantilismo. (El ejemplo mas marcado de todo esto fue cuando en el mundo entero se movilizaron las mujeres para protestar en contra de Trump y aquí nos movilizamos para ir a la SANSE.) Esto hasta el punto de ofuscar en la misma definición del Estado Libre Asociado por mas de 50 años.

Hemos llegado al punto de convertirnos en un país fallido, solo falta que esto desemboque en la violencia. Pienso que esto no ha pasado todavía porque existe la posibilidad de la emigración masiva.

El problema no son las masas, el problema son las elites. Hay que empoderar las masas, fortaleciendo la educación pública y creando instituciones públicas y privadas fuertes y transparentes que sean “accountable” en todo momento. Esto toma mas tiempo del que tenemos pero no podemos cruzarnos de brazos. Hay que empezar a hacerlo inmediatamente.

También hay que tomar medidas de corto y mediano plazo para atajar la sangría financiera existente reestructurando al gobierno y la economía.

La táctica de la Junta de Supervisión Fiscal del “once and done” que implica hacer todos los ajustes de una vez, sufriendo un desastroso caos económico por un corto periodo de tiempo para luego tener una rápida recuperación, tendría su lógica si funcionara. Un profundo desfase al principio del cuatrienio, dándole paso a una rápida recuperación en los últimos dos años hasta podría permitir que volvieran a elegir a la presente administración después de esa medicina amarga. Y si no los reeligen, y los que los siguen continúan con la política establecida, también nos mantendría en camino de la recuperación. De que continúan con la política establecida también lo puede garantizar la Junta, que todavía estaría supervisando al gobierno.

El problema del “once and done” es que pienso que la economía necesitaría un estímulo externo para volver a crecer después de la terrible reestructuración que esto implica. Hasta ahora no hay ninguna garantía de este estímulo externo. De hecho, pienso que es muy poco probable que la administración Trump esté dispuesta a dárnoslo.

Nos están pidiendo que demos un salto al vacío. El edificio está en llamas y tenemos que saltar. Esperemos que cuando lleguemos abajo nos tengan un “safety net”.

Cambiamos o nos hundimos

La ineptitud e irresponsabilidad de algunos de los administradores gubernamentales, combinada con la capacidad inagotable de hacer reclamos y exigencias por parte de una masa inmadura

José M. Saldaña, 30 de enero del 2017, http://elvocero.com/cambiamos-o-nos-hundimos/

En varias columnas he llamado la atención sobre la caótica situación fiscal y social que desde hace tiempo confrontamos sin que hayamos actuado de forma decidida para resolverla. Hoy esta amenaza con hacernos inviables como pueblo.

Para salir de la encerrona en que estamos es necesario descartar algunas de las actitudes que tenemos que son precisamente en gran medida las que nos han llevado a la actual situación. Muchas de estas están arraigadas en nuestra historia y cultura. Baile, botella y baraja.

Los países que están de lleno exitosamente en la globalización son aquellos en los que el trabajo duro, la honestidad, la tenacidad y perseverancia se consideran una virtud. Han sabido posponer las gratificaciones instantáneas y han hecho sacrificios momentáneos en aras de obtener un mejor futuro. Han tenido actitudes de apertura hacia el resto del mundo, hacia las nuevas ideas para adoptar y adaptarlas a su realidad. El nacionalismo aislacionista y culturalmente exclusivista no tiene cabida en ellos. Han tenido liderato visionario fuerte, capaz de entender claramente lo que hay que hacer, y con valentía y determinación empujan moviéndose hacia adelante. Son países que han invertido grandemente y con efectividad en la educación, particularmente en las áreas de matemáticas, ciencia y tecnología, así como en la enseñanza del inglés, el idioma de la globalización. No se han sentado a culpar al sistema ni a los imperios por su suerte. Tomando en cuenta su realidad, han asumido su responsabilidad, y desechando actitudes nocivas al desarrollo, se han movido adelante.

No podemos seguir tapando el cielo con la mano. Somos un pueblo pobre que por décadas hemos vivido de espalda a esta realidad consumiendo, gastando y exigiendo como si tuviésemos legítimo derecho a hacerlo porque ello ha sido producto del sudor de nuestra frente, producto del trabajo honesto, cuando la realidad es otra: hemos vivido así por las transferencias de fondos, por el endeudamiento, y por una economía ilegítima que es igual o más fuerte que la legítima. Han sido años durante los cuales la honestidad ha sido un valor en extinción, la corrupción ha imperado rampante en los sectores públicos y privados, el respeto a la ley, a las instituciones y a los derechos de los demás se tornaron anacrónicos, perdiéndose la ética del trabajo para una parte de la población que vive de los demás y a orgullo lo lleva. Para estos el ocio se ha convertido en modo de vida.

En su libro “La Rebelión de las Masas”, José Ortega y Gasset señaló: “la más grave crisis que pueblos, naciones, culturas, cabe padecer es el advenimiento de las masas al pleno poderío social”, siendo masa “el conjunto de personas no especialmente cualificadas… todo aquel que no se valora a sí mismo…que se siente bien en ser como todo el mundo, idéntico a los demás… sin imponerse exigencias superiores y sin esfuerzo de perfección”. Es el que vive día a día sin importarle, ni querer saber lo que ocurre a su alrededor. La crisis -apunta Ortega- sobreviene cuando, por su mera superioridad numérica, esa masa logra imponerse en la vida y manifestaciones públicas de la cotidianeidad. Los más nos ha impuesto al resto la chabacanería en las artes, en el modo de comportarse y hasta de vestir.

En las últimas décadas hemos elegido algunos gobiernos compuestos por personas irresponsables, sin liderato o valentía, que habiendo prevalecido electoralmente por escaso margen, han sido víctimas del chantaje de la gran masa inmadura que ha exigido y obtenido concesiones más allá de lo que por su esfuerzo le corresponde, sin tener conciencia de las limitaciones que como personas y como sociedad tenemos, y peor, sin importarle. La sobre representación del hombre masa, hace que grupos de presión se sientan fortalecidos frente al Estado y entiendan que pueden reclamarle sin límites de clase alguna, so pena de que si no son complacidos castigarán con el voto negativo. El temor a perder sus puestos, privilegios y prebendas hace ceder a estos gobernantes ante reclamos y exigencias, aún a sabiendas de que no hay ni el derecho ni los recursos para satisfacer tales reclamos.

La ineptitud e irresponsabilidad de algunos de los administradores gubernamentales, combinada con la capacidad inagotable de hacer reclamos y exigencias por parte de una masa inmadura, es junto con el estatus político actual, la razón principal para la situación de quiebra del País. Lo increíble es que aún sabiendo que se está en quiebra la masa exige, actuando como si hubiera. Se puede revertir el actual estado de situación, pero ¿estaremos dispuestos a hacerlo o preferimos marcharnos y dejarles el País?

Se deteriora aún mas la economía

November 11, 2016

La situación económica de Puerto Rico sigue deteriorándose a pasos agigantados. La contenciosa campaña política aquí y en Estados Unidos no ayuda mucho especialmente con Trump como presidente. Lo único que da esperanza es que el gobernado entrante tiene mas ánimos de arreglar el problema que el saliente. García Padilla nunca dio señales de entender el problema en que nos encontramos ni mucho menos cómo saber como salir de él. Hasta daba la impresión de que su objetivo llego a ser convertir la economía de Puerto Rico en un “poison pill” para evitar que nos dieran la estadidad.

Ahora falta trabajar duro dentro del marco que provee la Junta de Supervisión Fiscal para salir de esta depresión lo mas rápido posible. No podemos permitirnos una segunda década perdida, no necesariamente por sus implicaciones por el estatus político sino por que el costo humano y social es demasiado terrible.

Más grande el abismo económico

JP revisa proyección económica y apunta hacia un decrecimiento mayor y pocas señales de recuperación 11 de noviembre del 2016

Ely Acevedo Denis y Carlos Antonio Otero, EL VOCERO, http://elvocero.com/mas-grande-el-abismo-economico/

Al filo para concluir el presente cuatrienio, la Junta de Planificación (JP) vuelve a revisar los números de sus proyecciones económicas, para evidenciar que la crisis fiscal y económica de Puerto Rico se agudizará todavía más, lo cual plantea mayores retos para la nueva administración del gobernador electo Ricardo Rosselló.

El presidente de JP, Luis García Pelatti, informó que luego de revisar las proyecciones económicas que fueron publicadas el pasado mayo en el Informe Económico al Gobernador, el Producto Nacional Bruto (PNB) sufrirá un nuevo decrecimiento de -1.8% en el año fiscal 2016 y de -2.3% en el año fiscal 2017.

“A diez años del inicio de la recesión más larga en la historia económica de Puerto Rico las señales de recuperación parecen muy ambiguas. Los riesgos a los que se enfrentará la economía de Puerto Rico envuelven diferentes factores”, sentenció García Pelatti.

El funcionario fue más directo y admitió en el documento que “algunas de las medidas de estabilización fiscal aprobadas en los últimos dos años y que implicaban una política de contracción económica, no han logrado recaudar los niveles proyectados”, facto que se suma como un detonante para el resultado de la proyección revisada.

Los datos nuevos de la JP reflejan una reducción de 0.6 puntos porcentuales en relación a las proyecciones para el año fiscal 2016 y una baja de 0.3 puntos porcentuales de los estimados para el año fiscal 2017.

Rosselló, quien desde el miércoles –a un día de ser electo- inició gestiones en torno al tema económico, con una misiva enviada a la Junta Federal de Control Fiscal, también inició conversaciones para conseguir cerca de $900 millones de financiamiento a través de pagarés en anticipación de contribuciones e ingresos (TRANS, por sus siglas en ingles), ante la falta de liquidez que enfrentará en enero para mantener la operación del gobierno.

De acuerdo a la JP, el PNB real de la Isla sufrirá una merma de $116.4 millones para el año fiscal 2016 y de $143.0 millones en el año fiscal 2017. Esto anticipa un escenario cada vez más complejo, para lo cual el Plan Fiscal que finalmente configure el nuevo gobierno deberá contener cambios importantes conducentes a la reducción de gastos, como ya anticipó Rosselló; y por otro lado, gestiones que estimulen la economía y los ingresos en Hacienda. Sobre esto es que pasará juicio y aprobación la Junta Fiscal.

Entre los factores para la nueva disminución proyectada en el PNB, García Pelatti mencionó en el informe que se incluyen la caída en el empleo, el incremento en el precio del petróleo, los ajustes en economía mundial y de Estados Unidos, y los cambios poblacionales por reducción en la tasa de natalidad e incremento en la migración. Además, de la incertidumbre que ronda el país, que impacta negativamente su crecimiento económico.

De hecho, resalta en el documento que entre los elementos considerados para llegar a la proyección a la baja, igualmente están los efectos en la inversión pública y en los gastos del gobierno por la situación fiscal y la falta de acceso a los mercados.

Desde la emisión de $3,500 millones en bonos de las obligaciones generales en marzo de 2014 a un interés récord de 8.7%, el gobierno actual no ha podido regresar al mercado municipal de bonos. Sobre todo, luego de incurrir en impagos, particularmente en esa deuda que se consideraba garantizada por la constitución.

Otros elementos resaltados por la JP para la proyección de mayor contracción, consideran el descenso en los niveles de recaudo del fisco, los problemas de liquidez del Sistema de Retiro Central, las acciones que tomará la Junta de Control Fiscal, la nueva política pública y los planes fiscales que adopten las administraciones gubernamentales entrantes de Puerto Rico y Estados Unidos, y las propuestas que presentará el Grupo de Desarrollo Económico del Congreso, habilitado por la ley de PROMESA.

En cuanto a uno de los principales indicadores económicos como es el empleo, se informó que el mercado “continúa mostrando señales de debilidad, según muestra la Encuesta de Establecimientos del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos”, ya que en el año fiscal 2016 se perdieron 10,700 puestos de trabajo al registrar un total de 894,900 empleos. “En términos del empleo por sector industrial, el sector privado registró 7,300 empleos menos. Dentro del mismo, las pérdidas más significativas fueron: construcción, 3,500; manufactura, 1,900; servicios profesionales y comerciales, 1,400 y servicios educativos y de salud, 1,200”, se detalló.

Resalta que en la proyección para el año fiscal 2017 “se asumió una reducción en el nivel de empleo similar al registrado en el año fiscal 2016, el cual ya es un dato histórico.  Esto impacta los sueldos y jornales, el ingreso personal y el consumo personal, entre otras”.

García Pelatti recordó que “es importante indicar que la certeza de las proyecciones económicas es función del movimiento prospectivo de los factores exógenos subyacentes como fundamento de las mismas. De manera que toda proyección económica tiene que estar sujeta a evaluación a tono con los cambios que ocurran en estos factores”.

 

El Capítulo 9 y la quiebra total

July 7, 2016

Interesante que son los bonistas de Energía Eléctrica los primeros que llaman a que se permita la reestructuración de toda la deuda de la isla incluyendo a los GO. Ellos son los que desde hace mas tiempo están negociando con funcionarios del gobierno y conocen las personalidades con quienes tienen que negociar. Creo que fue el gobierno federal el que primero se dio cuenta de que un mero capítulo 9, que solo permite a los municipios y a las corporaciones públicas irse a la quiebra, no era suficiente.

 

Consecuencia del ‘quid pro quo’

José A. Delgado

La PROMESA federal que impone una junta con poderes para controlar las decisiones fiscales del gobierno de Puerto Rico e impulsar procesos de reestructuración de la deuda pública representa una victoria dividida para un importante grupo de firmas de inversiones estadounidenses y el Tesoro federal.

Por supuesto que la administración del presidente Barack Obama está agradecida del speaker Paul Ryan, que logró aplacar sus tropas y abrió el camino para la transacción que en términos legislativos supone la PROMESA federal.

Pero, desde mucho antes de que cobrara fuerza en el Congreso la necesidad que tiene Puerto Rico de reestructurar su deuda pública, sin embargo, firmas de inversiones vinculadas a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) vinieron aquí a pedir la imposición de una junta federal que le arrebatara el poder administrativo local a los funcionarios electos de la Isla.

Primero lo argumentaron utilizando como excusa la controversia del gobierno de Puerto Rico con el desaparecido banco Doral.

A medida que comenzó a debatirse la idea de reincorporar a las empresas públicas de Puerto Rico en el capítulo 9 de la ley federal de quiebras, la campaña de las firmas de inversiones se intensificó. Por mucho tiempo lograron contener la idea de permitir al gobierno de Puerto Rico contar con un mecanismo para reestructurar su deuda.

Justo hace un año, por ejemplo,  el comité de lo Jurídico de la Cámara de Representantes engavetó el proyecto 870 del comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, que propuso darle acceso a las empresas públicas de Puerto Rico al capítulo 9 de la ley federal de quiebras.

Entonces, intervino el Tesoro. Algunos sostienen que influenciado por Richard Ravitch – exvicegobernador de Nueva York y asesor informal del gobernador García Padilla-, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, se convenció de la necesidad de que Puerto Rico tuviera autorización para reestructurar toda su deuda, incluidas las obligaciones generales que la propia Constitución de Puerto Rico dice deben tener prioridad al momento de hacer pagos.

Lew envió a su consejero, Antonio Weiss, a la audiencia del comité de Energía y Recursos Naturales del Senado del 22 de octubre de 2015. Allí, la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts), quien detuvo el nombramiento de Weiss como subsecretario del Tesoro para Finanzas Domésticas lo crucificó. Pero, el Tesoro sembró la semilla de la reestructuración plena a cambio de la junta federal de control fiscal.

De ahí en adelante, el ‘quid pro quo’ era evidente:   darle la junta de control fiscal a las firmas de inversiones; y abrir la puerta a la posibilidad de reestructurar toda la deuda.

En medio del proceso, el gobierno del presidente Obama se ocupó de afianzar las bases jurídicas de la situación colonial de Puerto Rico por medio del caso Sánchez Valle que estaba pendiente ante el Tribunal Supremo de EEUU. Su procurador general, Donald Verrilli, sometió un argumento como ‘amigo de la corte’ para informar al tribunal sobre la posición del Ejecutivo.

En su argumento, Verrilli afirmó que “el acuerdo (llamado ELA) puede ser revisado por el Congreso, y los funcionarios federales y de Puerto Rico entendieron que la adopción de la constitución por parte de Puerto Rico no alteraba su status constitucional. La última fuente de poder soberano en Puerto Rico sigue siendo Estados Unidos”.
¿Puede el Congreso cambiar unilateralmente los aspectos de su relación con Puerto Rico? “La contestación es que sí”, indicó después, en la audiencia oral del 13 de enero sobre el caso Sánchez Valle,  la procuradora general adjunta de EEUU, Nicole Saharsky.  “La última fuente de poder de los territorios – como Puerto Rico-, se deriva del Congreso”, indicó Saharsky

En esa misma sesión, la jueza Elena Kagan – quien terminó escribiendo la opinión de la mayoría en el caso Sánchez Valle-, intervino:  “¿Cuál es la última fuente de autoridad sobre el pueblo de Puerto Rico? La última autoridad del pueblo puertorriqueño fue un acto del Congreso. Si mira hacia atrás, la última fuente de autoridad fue el Congreso”, indicó Kagan en una respuesta al abogado del gobierno de Puerto Rico.

Kagan utilizó básicamente las mismas palabras al afirmar el 9 de junio pasado que, respecto a la cláusula constitucional federal contra la doble exposición por acusaciones criminales, “la última fuente de poder para fines de presentación de cargos es el gobierno federal, porque cuando rastreamos esa autoridad llegamos a las puertas del Congreso estadounidense”.

Para Kagan, aunque en 1952 la Isla se convirtió “en una nueva especie de entidad política”,  el poder del Congreso sobre la Isla es similar al que tienen los estados sobre los municipios.

A los municipios tradicionales, el gobierno estatal le puede imponer una junta de control. En los territorios estadounidenses– es decir las colonias como Puerto Rico- y a los residentes de la capital federal, las juntas de control las impone Congreso.

La crisis en Puerto Rico – a diferencia incluso de Washington D.C., donde votan por el presidente de EEUU-, la exacerba el hecho de que la Isla queda sin representación electoral, pues hasta para los cuestiones locales los gobernantes que elegirá en noviembre estarán subordinados  a una junta creada por un gobierno que no pueden elegir.

Con la PROMESA federal se enterraron los últimos suspiros del limitado concepto de gobierno propio a nivel local.

Pero, es importante no solo que lo hayan decidido hacer, sino que debe llamar la atención el silencio del presidente Obama y el liderato  republicano del Congreso sobre la crisis política que agudizan.

Puerto Rico y la Gran Recesión

June 25, 2016

Un reciente estudio, que no incluye a Puerto Rico, encuentra que muchos lugares de los Estados Unidos todavía no han logrado superar los efectos de la Gran Recesión. Se especula que sucesos como ese puede lanzar a la economía a un equilibrio inferior al anterior. Me sospecho que esto es lo que ha pasado en Puerto Rico. Para colmo, la Gran Recesión nos azotó cuando ya estábamos en recesión y todavía no nos hemos podido levantar.

Los autores del artículo estiman que la recuperación para esos lugares se tardará 10 años mas, lo cual no augura bien para Puerto Rico.

 

https://www.washingtonpost.com/news/wonk/wp/2016/06/23/the-most-unlucky-places-in-america/

They’re some of the unluckiest places in America — and may confirm what’s wrong with the economy

You might think the Great Recession is long over. But nearly a decade on, its effects still linger, especially in certain areas of America. And if the current pace of recovery continues, these places may see employment depressed for years — adding up to a “lost decade” for some parts of the country.

In a newly revised paper posted online this week, Danny Yagan, an economist at the University of California at Berkeley, follows the trajectory of more than 2 million American workers to see how their employment fluctuated before, during and after the Great Recession. To make sure that these workers are comparable, he looks at employees of national chains, such as Starbucks and Walmart, who would have earned the same wages doing identical tasks in different parts of the country.

The paper finds evidence of a “great divergence” between some parts of the United States that were fairly resilient to the recession — like much of Montana, Arkansas, Oklahoma and Louisiana — and places that were not as resilient. Yagan calculates that workers who started the recession in hard-hit parts of the country, such as areas of Florida and Arizona, were 1.3 percent less likely to be employed in 2014, compared with workers who started the recession elsewhere.

In other words, workers who appeared mostly identical in 2007 — and, by virtue of having the same jobs, probably had similar levels of education — ended up in very different situations seven years later, depending on where they started the recession. The data suggest that it was the fortune, or misfortune, of where people lived in 2007 that had a large effect on whether they were employed in 2014. Hard-hit areas may have ended up depressing the employment prospects of people who lived there.

The map below, which is based on Yagan’s data, shows the parts of the United States that were most affected by job losses. Sun Belt states, such as Arizona, California and Florida, and Rust Belt states, such as Michigan and Ohio, were among the places where employment was hit the hardest.

The map is based on “commuting zones,” which are groups of counties that coincide with local labor markets. (Where communities are artificially subdivided into counties, commuting zones basically add those areas back together.)

According to Yagan’s data, eight of the 15 most severely impacted commuting zones are in Florida, including Sarasota, Cape Coral and Pensacola. Fredericksburg, Va.; Nantucket, Mass.; Lisbon, N.D.; Limon and Trinidad, Colo.; and Las Vegas also make that list. Other cities in the top 30 most severely impacted commuting zones include Reno, Nev.; Tampa; Fort Collins, Colo.; Macon, Ga.; and Sacramento.

The areas that Yagan’s data show were hit least by recession-era employment shocks include commuting zones in Arkansas, South Carolina, West Virginia, New York, Maine, Illinois, Oklahoma, Oregon and more, including California’s Bay Area; Helena, Mont.; El Paso; Wichita; and Shreveport, La.

Years after the Great Recession, the “great divergence” in employment prospects between different parts of the country is still going strong, the paper suggests. The hardest-hit places in America are recovering, but slowly. If you extend current trends into the future, then employment rates in the most and least affected parts of the United States will not converge until sometime in the 2020s, as the graph below shows.

If these projections turn out to be correct, the recession will have resulted in more than a decade of depressed employment in some areas.

Yagan’s paper provides a fascinating and useful snapshot of the crippling effect that the recession has had on parts of the United States. But what economists find most interesting about the work is what it may reveal about why this might have happened, and why certain areas are still struggling so much.

Before we can address that question head-on, it’s important to know that America’s recovery from the recession is an unusual one. While the unemployment rate has recovered — it’s now down to a low 4.7 percent — the employment rate has not.

America’s unemployment rate measures workers who don’t have jobs but are still actively seeking employment. The unemployment rate in parts of the country that Yagan finds were hit hard by the recession is now about the same as the unemployment rate in areas that weren’t hit so hard. But the employment rates — the percentage of adults who have jobs — are still much worse in the hard-hit places that Yagan measures than the better-off areas.

How can we explain the discrepancy? The reason is that many Americans are no longer counted among the unemployed because they have given up looking for work. Since the Great Recession, about 3 percent of American adults have just stopped looking for work altogether.

According to classical economic theory, this shouldn’t be the case. Classical economics says that the movement of workers from place to place and the movement of wages in local markets should help employment rates recover after an economic shock. In general, the nation should heal altogether.

That it hasn’t may be evidence of an idea in vogue among many prominent economists — that the economy could be somehow scarred by an event like the recession in a way that could make it weaker for a long time, or perhaps permanently. This theory, that the financial crisis may have irreparably damaged the economy, like a human body might be damaged by a disease, is called “hysteresis.

No one can prove hysteresis exists, but there are signs that it could be occurring, Yagan said. “People have stopped looking for work. The question is why,” he wrote in an e-mail.

By comparing the very different prospects of similar workers who faced different great recessions, his paper shows that lower employment didn’t just result from general long-running trends that are affecting the American economy, like offshoring or the replacement of some workers with computers or robots. Instead, it adds evidence to the claim that it was the Great Recession itself that altered America’s employment picture.

“We used to think business cycles were just that — cycles. Cycles around a fixed long run trend,” Lawrence H. Summers, an economist and the former Treasury secretary who wrote about hysteresis in 1986, said in emailed comments. “Now we know better — that hysteresis effects whereby downturns affect potential future output are profoundly important. Yagan’s work on labor markets provides further support for this important idea.”

There are two main theories about how the Great Recession might have left this legacy, beyond it being a random occurrence. The first is that it somehow changed workers themselves. People who had unsuccessfully looked for jobs for a long time might have become discouraged, and decided to retire completely. Others who have been out of the job market for a while might have seen their job skills erode, making them unable to get a job in the future.

Another possibility is that the Great Recession damaged local economies, in ways that pushed them to a new, lower “normal.” It could be that local housing busts are especially hard for local economies to recover from, since declining home values make local people feel poorer and in turn decrease their demand for other things.

For example, someone who saw their house lose tens or hundreds of thousands of dollars in value because of the Great Recession might end up spending less at the local Starbucks and Walmart. Those businesses might in turn hire fewer people, giving other locals less to spend, and eroding the local economy. In other words, the one-time shock of the recession could have moved local economies to permanently weaker states, from which they won’t come back to normal on their own.

“Under hysteresis, either the recession scarred the people, or it scarred the area and people just haven’t moved out,” Yagan wrote. “It might’ve scarred the people by decaying their skills or taste for work, or scarred the area by moving it to a new normal, a new equilibrium. They’re both possibilities, or it could be a combination.”

Wonkbook newsletter

Your daily policy cheat sheet from Wonkblog.

Liftoff & Letdown: What’s wrong with the economy

Play Video2:32

Imagine if the economy was a video game. Here’s why it’s so difficult for middle class workers to win. (Sohail Al-Jamea and Jim Tankersley/The Washington Post)

You might also like: 

Six maps that will make you rethink the world

Wall Street is sitting on billions meant for American charities

Why America is more competitive than you think

Por fin permiten la supervisión del SEC sobre las inversiones en la isla

June 17, 2016

Se esfuma exención regulatoria

congreso (horizontal-x3)

WASHINGTON – En lo que podría considerarse como otro golpe a la autonomía fiscal de Puerto Rico, el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó ayer un proyecto que quitaría la exención que poseen ciertos valores del territorio estadounidense y que le libran de cumplir con reglamentaciones federales.

http://www.elnuevodia.com/noticias/politica/nota/seesfumaexencionregulatoria-2211570/

Se trata del proyecto HR5322, legislación presentada por la demócrata boricua Nydia Velázquez (Nueva York) y que busca llenar un hueco en la Ley de Valores federal que data de casi 70 años. La legislación fue coauspiciada por el congresista José Serrano y el comisionado residente Pedro Pierluisi.

La medida fue aprobada en comisión de manera unánime (59-0) y ahora pasa al pleno de la Cámara baja.

De convertirse en ley, el proyecto daría a la Comisión de Bolsas y Valores (SEC, en inglés) jurisdicción amplia sobre las firmas de inversiones en los territorios. En el caso de Puerto Rico, ello también incluiría las compañías de inversión, conocidas como los fondos mutuos locales.

El HR5322 se echa hacia adelante en momentos en que sectores del Congreso han pedido una investigación sobre las prácticas que pudieron haber contribuido a la crisis fiscal y de deuda pública de Puerto Rico.

También surge en momentos en que el Congreso federal podría aprobar una junta de control fiscal para la Isla, a través del proyecto llamado Promesa, y luego  que la Corte Suprema decidiera en dos casos separados que Puerto Rico no tiene autoridad para procesar individuos que ya encaran acusaciones a nivel federal ni para legislar asuntos de bancarrota.

Velázquez explicó que la legislación de 1940 excluyó de la vigilancia directa de la SEC a firmas de inversiones que operan en territorios de Estados Unidos por el costo de viajes que implicaba, lo que ya no se justifica.

De acuerdo con la congresista, la falta de cumplimiento de las firmas de inversiones con las normas de la SEC, “ha permitido que muchos puertorriqueños pierdan dinero de sus cuentas de retiro que fueron ganados con el sudor de su trabajo”.

La portavoz de la minoría demócrata en el Comité de Servicios Financieros, Maxine Walters (California), coincidió en que el HR5322 “cierra un hueco que debió cerrarse hace décadas”.

“La ley sobre compañías de inversiones de 1940 es una fundamental de protección de inversiones y debe aplicar a todos los Estados Unidos y sus territorios. El proyecto 5322 logra ese propósito”, señaló Pierluisi.

Bajo la mira de la SEC.

En noviembre del año pasado, El Nuevo Día reportó que la presidenta de la SEC, Mary Jo White, en una audiencia en el Congreso federal, coincidió con Velázquez en el tema. “Creo que esa laguna debe cerrarse”, dijo entonces White.

Esta semana, en una audiencia del Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos, el senador Robert Menéndez, de Nueva Jersey, y otros seis senadores pidieron a la SEC una investigación sobre los actos, actividades y acciones relacionadas con la garantía, venta, distribución y las negociaciones sobre la deuda durante los años que han llevado a la crisis de la Isla.

“Estamos muy centrados en los asuntos que usted ha levantado”, contestó White a Menéndez.

En otras cosas, si los fondos mutuos locales hubieran estado bajo la lupa de la SEC, estos no habrían podido crear una estructura de apalancamiento a 50%, que tiene el efecto de aumentar marcadamente el riesgo de tales productos de inversión.

De igual forma, una misma casa de corretaje no habría podido servir de consultor financiero y posteriormente estructurar la emisión de bonos de la entidad asesorada, lo que ocurrió con la emisión de $3,000 millones de la Administración de los Sistemas de Retiro (ASR). La emisión, a su vez, fue adquirida por los propios fondos mutuos locales de la firma y luego se vendieron a los clientes individuales de esta.

El fin de una era

A juicio del economista y profesor de Finanzas Antonio Fernós Sagebién, si el HR5233 se convierte en ley,  junto con la entrada de una junta de control fiscal supone el fin del estado de derecho en materia de la deuda de Puerto Rico.

Fernós Sagebién indicó que la medida podría afectar el nicho de manejo de activos en Puerto Rico, pues la gestión de fondos regulados por la SEC supone invertir más recursos para cumplir con mayor reglamentación.

El economista agregó que la decisión también afecta al gobierno, pues este, junto con la industria de valores local ayudó a crear un mercado –con beneficios contributivos que no tenían comparable con otras inversiones– para asegurar que la deuda que emitían las distintas agencias de gobierno pudiera venderse.

“Había una maquinaria aceitada donde todo el mundo cobraba. En esto, hay un tema de riesgo moral que incluye al propio Banco Gubernamental de Fomento (BGF) porque este daba el visto bueno a la transacción y cobraba por ese servicio”, sostuvo Fernós Sagebién, al describir la dinámica que se creó en Puerto Rico en materia de deuda y venta de esos bonos a clientes como “incestuosa”.

El economista catalogó la legislación como loable, pero también sostuvo que el proyecto surge después de que el daño “está hecho”.

“Esta legislación entraría en vigor después de los hechos”, dijo Fernós Sagebién al recordar que miles de puertorriqueños han perdido todos sus ahorros, tras invertir la mayoría o la totalidad de sus ahorros en los fondos mutuos cerrados y los bonos diseñados solo para residentes de Puerto Rico y que no pasaron por el crisol de la SEC.